Ingeniero, coordinador de Parques Eólicos de la Zona Centro en Enel Green Power

“Más del 80% de los españoles que estamos trabajando en energías renovables en México somos gallegos”

La crisis global y el colapso de las energías renovables en España han llevado al ingeniero ourensano Roberto Noguerol a proyectar su experiencia y conocimiento del sector en uno de los mercados de mayor potencial y crecimiento de las energías verdes y en el país que mejor está aprovechando la fuga de talento de excelentes profesionales gallegos. “El futuro de las renovables a nivel mundial está en México, al contar con tanto recurso sin explotar (eólico, solar, biomasa, geotérmica...) y llevar un avance menor al 10% de todo lo que el país puede aportar”, asegura Roberto Noguerol. Lamenta que en España se viva la situación contraria, al pasar de apoyar todos los proyectos “sin pedir (a cambio) ningún tipo de rendimiento ni de justificación”, regalando el dinero a los promotores, a una etapa actual en la que el Gobierno “no aporta nada y frena cualquier nueva iniciativa privada”. Originario de Celanova y formado en la Universidad de Santiago de Compostela, comparte con muchos de sus compañeros un futuro laboral alejado de Galicia: “Se necesita realmente un cambio; de lo contrario nuestra comunidad se convertirá en otro Levante español y su única fuente de ingresos será el sector servicios. Ojalá me equivoque, pero hoy por hoy, en Galicia se ofrece muy poco futuro a cualquier tipo de ingeniero, cuando somos muy valorados en cualquier otro país, lo que está provocando una estampida masiva”, destaca. Después de cuatro años en México, calcula que cuatro de cada cinco españoles que trabajan en en el país azteca en el sector de las energías renovables son gallegos: “Nuestra imagen es muy buena, y todos nos quieren en sus proyectos, por nuestra experiencia y dedicación. En México se cumple lo de que a todos los españoles nos llaman gallegos, y suelen acertar”. Roberto Noguerol conoce el sector de las energías limpias desde la perspectiva y tecnología de dos de los grandes líderes europeos del sector, Iberdrola y Enel. Con la multinacional italiana llegó a México como supervisor de obra civil y montaje de un parque eólico, pero sus responsabilidades han ido creciendo en número de instalaciones y en cargos más exigentes. Después de un año y medio de trabajo a pie de obra, pasó a formar parte del departamento de operación y mantenimiento de Enel Green Power México. Hoy está al frente de la gestión de cuatro parques eólicos situados en los estados de San Luis Potosí, Zacatecas y Jalisco, y que suman una potencia instalada de 500 megavatios.

Texto: Javier de Francisco ©

¿Cuáles han sido tus primeros trabajos antes de incorporarte a Iberdrola y actualmente a Enel? Previamente, ¿en dónde estudiaste tu especialidad de Ingeniería?

Realicé mis estudios en la Universidad de Santiago de Compostela, y mis trabajos han sido de lo más variado, desde encargado forestal en una brigada de limpieza de montes en Celanova, monitor de Jardinería en un obradoiro de emprego en Lobeira, coordinador de seguridad y salud, jefe de obra en edificaciones bioclimáticas, supervisor de obra civil y montaje en la construcción de parques eólicos, hasta ahora que estoy de coordinador de Zona Centro para Enel Green Power en México, donde gestiono al día más de 500 MW de generación eólica.

Has cambiado el empleo de supervisor de seguridad en Iberdrola Ingeniería por el de gerente de Zona Centro de Enel Green Power. ¿Qué te ha llevado a dar este paso y a cambiar de continente?

Al principio lo mismo que a todos, imagino, es decir, la falta de trabajo en España. Yo siempre cuento la misma anécdota: Llegué a México para cinco meses, con un contrato cerrado y vuelo seguro de regreso a España, para la supervisión en la construcción de un parque eólico, y llevo ya cuatro años aquí (risas).

¿Qué tal te ha resultado la adaptación al país?

La adaptación al país tiene sus peculiaridades. Aunque se hable el mismo idioma, culturalmente somos muy diferentes y en muchos aspectos nuestra forma de pensar es totalmente opuesta, lo que a veces puede ser desquiciante. Pero en general me he encontrado con muy buena gente, que me ha ayudado y siempre me ha hecho sentir como en casa. Lo peor es el tema de la seguridad, pero una vez que tienes claros los conceptos y sabes cómo y por dónde moverte, no hay mucho problema. En todo momento debes tener claro que esto no es España, donde puedes andar por donde quieras y a la hora que quieras. Existen ciertos recorridos de mi trabajo que no debo hacer solo; además, la empresa cuenta con unas normas de seguridad que tengo que cumplir de forma obligatoria, como por ejemplo no poder viajar de noche y llevar un GPS localizador integrado en mi coche. Por el momento no he tenido problemas importantes, aunque siempre he dejado claro que al mínimo incidente en el que realmente sienta miedo, me vuelvo a España.

¿Es muy diferente ejercer como ingeniero en Iberdrola a hacerlo en el grupo italiano Enel, o en el fondo hay muchas similitudes entre las grandes energéticas europeas?

En el fondo ambas son grandes multinacionales europeas, por lo que comparten muchas similitudes y los procedimientos y formas de trabajo son muy parecidos, por lo que en ese aspecto no he notado un gran cambio.

¿En qué consiste la coordinación de zona de parques eólicos? ¿Cuáles son tus principales funciones? ¿En qué estados de México te mueves por tu trabajo?

Básicamente soy un gestor de zona que gestiona cuatro parques eólicos en el área central de México. En cada parque cuento con un superintendente y con varios supervisores, a los que coordino y ayudo en sus labores diarias. Entre mis funciones principales están las de gestionar el presupuesto que se nos asigna para mantenimientos tanto de Aeros como de subestaciones e infraestructuras propias del parque, gestionar los recursos, planificar, optimizar medios, ejecutar informes para mis superiores donde se muestran las desviaciones en recurso y económicas de lo planificado contra lo real, etcétera. Mi área de trabajo son los estados de Zona Centro de México: San Luis Potosí, Zacatecas y Jalisco. Todos, por suerte, con una amplia riqueza colonial, razón por la cual en muchas ocasiones pienso que me encuentro en España.

Foto: ambientesoluciones.com

México se ha convertido en uno de los grandes focos mundiales de las energías renovables, por el fuerte caudal inversor y por la planificación de su Gobierno. ¿Crees que mantendrá ese status durante mucho tiempo?

México es un país inmenso, con casi 120 millones de habitantes y un territorio vírgen en el sector de las renovables si los gobiernos siguen apoyando esta actividad como hasta ahora. Yo opino que existe trabajo en este sector por muchos años. Es más, me atrevería a decir que el futuro de la energía renovable a nivel mundial está en este país, al contar con tanto recurso sin explotar: eólico, solar, biomasa, geotérmica... Llevan un avance menor al 10% de todo lo que México puede aportar.

Vaya diferencia de panorama y de marco inversor con España... En general, ¿qué opinión tienes del apoyo del sector público a las energías renovables en España?

Hoy por hoy es nulo. Por eso ahí las renovables se han estancado. Se ha pasado de apoyarlas sin pedir ningún tipo de rendimiento ni de justificación, en una época inicial en la que el dinero básicamente se regalaba, hasta no aportar nada y llegar a frenar cualquier iniciativa privada de construir nuevos proyectos.

Galicia llegó a liderar la promoción eólica en España, pero los últimos concursos públicos han venido cargados de polémica y de reclamaciones. ¿Aún es recuperable la imagen pujante de Galicia en el sector?

Sí, Galicia siempre será una de las pioneras de este sector. Como ejemplo te puedo decir que más del 80% de los españoles que estamos trabajando en energías renovables en México (en mi etapa de construcción de parques llegamos a ser casi 100 en un solo proyecto) somos gallegos. Aquí la imagen de Galicia y de su gente es muy buena, y todos nos quieren en sus proyectos, por nuestra experiencia y dedicación. En México se cumple lo de que a todos los españoles nos llaman gallegos, y suelen acertar.

Ya en el terreno personal, ¿tu etapa actual en México es temporal? ¿Confías en poder ejercer algún día tu profesión en Galicia o en cualquier otra zona de España?

Por el momento no me planteo el volver a España. Tengo claro que mi futuro no será quedarme en México para siempre, pero también tengo claro que mi status y rango profesional nunca lo podría tener en España debido a la gran competencia que hay y a la preparación de la gente. Por eso estaré por aquí un par de años más, antes de pensar en regresar.

Sede de Enel Green Power en México DF

En tu promoción de ingeniería y en tu círculo de amistades de Celanova y de Galicia, ¿sois mayoría los que os encontráis trabajando fuera de la comunidad?

Por desgracia sí; no solo en el extranjero, sino en otras comunidades. En Galicia se necesita realmente un cambio; de lo contrario esta comunidad se convertirá en otro Levante español y su única fuente de ingresos será el sector servicios. Ojalá me equivoque, pero hoy por hoy, en Galicia se ofrece muy poco futuro a cualquier tipo de ingeniero, cuando somos muy valorados en cualquier otro país, lo que está provocando una estampida masiva por la falta de oportunidades en tu territorio y por lo apreciados que somos en el exterior.

En cierto modo, ¿sientes que la fuga de talento ya es irrecuperable? ¿Consideras que las Administraciones son conscientes de lo que realmente está perdiendo la sociedad, la economía, la industria... con la salida forzosa de miles de jóvenes con alta formación, como es tu caso?

Claro que son conscientes de lo que está ocurriendo, pero por desgracia no saben o no pueden solucionarlo, y además a corto plazo no veo que se solucione. La imagen que tengo desde el exterior es que solo se preocupan del día a día, de pasar la semana sin muchos problemas, pero nunca piensan que el futuro de España se debe cambiar desde su base, existiendo muchas cosas que deben comenzar a cambiarse.

Finalmente, Roberto, ¿consigues regresar a casa con frecuencia? ¿Qué echas más de menos en México?

En mi etapa de construcción, durante el primer año y medio en México, trabajaba en este país de forma temporal, por lo que viajaba a España cada tres o cuatro meses. Sin embargo, ahora que me he pasado al departamento de operación y mantenimiento de Enel y me he hecho residente mexicano, tengo muchas menos vacaciones que antes, lo que únicamente me permite visitar mi país una vez al año. Lo que más echo de menos es mi familia, mi gente y la comida, principalmente el pescado, ya que como buen gallego me encanta y en esta zona es difícil encontrar algo con una mínima calidad.

Para saber más.

Web Oficial

Facebook Oficial