Productor, editor y empresario del sector audiovisual en Nueva York, como fundador de Cinexin Studios

“Con mi productora estoy trabajando para el canal HBO y grabando todos los spots comerciales de la marca ´I Love NY´”

El productor lucense Brais Revaldería Prieto se ha convertido en una de las figuras emergentes del sector audiovisual en Nueva York, a donde llegó hace siete años como alumno de máster y en donde ahora le toca cosechar éxitos con su productora Cinexin Studios, situada en Broadway. Ha sabido rodearse de excelentes profesionales españoles y latinoamericanos del sector y su trabajo de autor con efectos especiales y visuales aplicados al campo de la Publicidad han llamado la atención de multinacionales y marcas de la talla de Coca Cola, Samsung, Mercedes, Chevrolet, BBVA, Movistar, Lancôme Paris o HBO. Para este canal ha puesto firma a spots promocionales de series de tanto alcance como Juego de Tronos y Westworld. En la actualidad tiene un contrato para la grabación de spots comerciales de la reconocida marca “I Love NY”. Brais Revaldería también brilla como productor de cortos y documentales, con los que acumula premios. Entre sus trabajos destacan piezas de raíz gallega como los documentales Arde Lucus y Lordemani, y este verano (2018) ha participado en la grabación de Rapa das Bestas en la localidad pontevedresa de Sabucedo. Además, está a punto de lanzarse al ruedo de los largometrajes, con dos proyectos simultáneos. En el primero participa en colaboración con Frida Torresblanco, la directora general de Braven Films y mano derecha del director mexicano Alfonso Cuarón. Su segunda aventura es “Two brothers and a dream”, en el que coincide con la directora de casting de la serie True Detective.

Texto: Javier de Francisco ©

Al finalizar los estudios de Audiovisuales, fundaste tu propia productora en Madrid. Pero has apostado de lleno por el mercado norteamericano. ¿A qué se debió el cambio?

Sí, tenía en Madrid la productora Piruleta&Media y estábamos produciendo para Telecinco y Cuatro, sobre todo. Hacíamos documentales y también algún programa para el canal autonómico de Madrid. Nos iba bien, incluso durante la crisis. Pero resulta que me rompí el ligamento de una rodilla, me tuve que operar y estuve un mes de baja. Así que, como siempre había tenido en la cabeza la idea de irme por ahí a probar otra cosa, ese fue el momento en el que dije ya está, me voy a Estados Unidos, hago un máster de cine y a ver qué pasa. Y así es como hace siete años me fui a hacer el máster en la New York Film Academy. Al principio iba a ser por un año, después intenté hacer un año extra para cursar la materia completa y aquí me quedé.

Eres de Lugo, pero a tus 35 años ya llevas más de media vida fuera de Galicia...

Viví en Galicia hasta los 12 años; en Lugo de muy pequeñito, hasta los dos o tres años de mi vida, después estuve en Santiago otros cinco o seis años, y en A Coruña otros cuatro. A continuación viví en Madrid durante 15 años. Allí estudié Comunicación Audiovisual, saqué la carrera y monté la productora (Piruleta&Media) con la que me metí en la industria, hasta que quise dar el salto al cine y fue el momento en el que decidí irme para Estados Unidos.

En Nueva York has fundado la productora Cinexin Studios, que está en pleno crecimiento. Haces spots, cortos, documentales... ¿Cuál es el punto fuerte de la empresa?

Yo diría que la publicidad es nuestro punto fuerte. Básicamente es lo que da de comer a la productora; es lo que nos permite pagar las facturas. Son proyectos que están muy bien pagados y los sacamos en cuestión de semanas. Los documentales son más bien proyectos pasionales. Siempre quiero llevar a Galicia por el mundo y busco una excusa, una manera de financiarlos, y para adelante con ellos, como acaba de ocurrir con Rapa das Bestas. Pero sí que es verdad que al final lo que nos mantiene vivos son los spots y todos los comerciales que hacemos.

Samsung, Coca Cola, Gatorade, BBVA, Movistar, Lancôme Paris... La cartera de clientes de Cinexin Studios es imponente...

Sí, y también hemos hecho trabajos para Mercedes, para Chevrolet, para HBO con la serie Westworld... Hay muchas marcas que confían en nosotros.

De todos ellos, ¿cuál dirías que es el trabajo publicitario más importante que has realizado y del que guardas un mejor recuerdo?

Cuando están acabados, al final guardas buenos recuerdos de todos. Pero durante la producción, lógicamente algunos dan más problemas que otros. Tal vez destacaría en primer lugar los spots de Mercedes, que los hizo principalmente nuestro compañero Ricardo Pérez, y también José Panadero. Ahí yo hice un poco un seguimiento con ellos. Y la verdad es que fue una maravilla. Ya no es que en Mercedes tengan el presupuesto necesario para hacer las cosas bien, sino que además te dan el tiempo necesario para rematar todo en condiciones; y el material que te envían está impecable y tiene una calidad espectacular. Y claro, así da gusto trabajar, mientras que en otros casos hay que estar peleando un poco más con el cliente.

¿Los anuncios que produces se exhiben en cadenas de televisión anglosajonas y latinas?

Hay un poco de todo, de inglés y de español. Por ejemplo, yo estoy grabando ahora mismo todos los comerciales de la ciudad de Nueva York de la marca ´I Love New York´. Estos son divertidísimos, te dan acceso a cualquier localización que necesites en la ciudad, te permiten hacer lo que te dé la gana. Es muy divertido grabar; un proyecto increíble. Y bueno, al final son proyectos que se sacan muy rápido, que te dan todos los medios para poder realizar un producto bueno y los pagan bien.

 

También has hecho el spot de la marca Colombia para su promoción como país en Estados Unidos y se parece mucho a lo que comentas sobre la divertida grabación de los comerciales de´I Love New York´, con recreación festiva en plena calle.

Sí, ese fue divertido también. Sobre todo porque en aquel momento yo no conocía tanto del país; ahora estoy casado con una colombiana y, claro, ya tengo más conocimiento. Me tocaba grabar a los cantantes, y no sabía quién era Fonseca, ni los demás. Estaba allí con ellos y fue una experiencia interesante. (Ver Video)

Y estos días precisamente estás ampliando el equipo de Cinexin Studios con un profesional colombiano de prestigio.

En efecto, estos días se está incorporando a nuestro proyecto el director de fotografía colombiano Ignacio Linares. En Madrid están mi socio Ricardo Pérez y José Panadero. Además, parte de la productora está dirigida por mi mujer, María Fernanda Ordóñez. Ella es la directora creativa y se encarga de todo el departamento de diseño. Al final todo queda en casa; tengo la suerte de que ella es una diseñadora impresionante.

Con su mujer, María Ordoñez

 

¿El porcentaje de trabajos que hacéis en España es minoritario frente al del mercado de Estados Unidos?

No, no es minoritario. Suele andar en el 50%. Es que mi socio es una máquina; es imparable en la gestión de proyectos en España.

En documentales, ¿todo comenzó con la grabación de Arde Lucus, en 2013?

El Arde Lucus fue el primer documental que hicimos, ya con la productora anterior, pero está también en la parrilla de Cinexin Studios. Después vino Lordemani. (Ver promo Arde Lucus) (Ver teaser Lordemani)

¿Y les has dado difusión en canales de televisión en Estados Unidos?

Arde Lucus no ha tenido difusión en televisión o en otros medios, pero sí que estuvo en festivales. En concreto ha estado presente en nueve festivales de cine y ha sido ganador de varios premios. En total tuvo 90 nominaciones y 30 premios internacionales.

¿En qué nuevos proyectos estás trabajando? ¿Qué dimensión esperas conseguir con la productora a corto o medio plazo?

Cada vez que hacemos un proyecto queremos dar un saltito más y especialmente si conseguimos un cliente importante, como HBO por ejemplo, que nos ha dado la oportunidad en su momento de Westworld, y para el que ahora queremos hacer algo de Game of Thrones. Los primeros documentales que hicimos eran por amor al arte, por iniciativa propia, financiando nosotros prácticamente todo, y sin ayudas, pero resultaron muy bien en festivales de cine y eso nos dio un impulso importante. Ahora, por ejemplo para Rapa das Bestas, ya tenemos posibilidades de conseguir financiación y subvenciones, lo que nos permite sacar un producto de mejor calidad. Con los comerciales, ocurre lo mismo. Yo hace dos años no podía estar grabando los comerciales de ´I Love New York´, porque no me considerarían ni siquiera para el proyecto. Pero poco a poco hemos ido ganando nuestro espacio en el mercado americano. Ahora parece que sí les gusta lo que vamos haciendo y tenemos acceso a un número de clientes que hace dos o tres años sería imposible. (Ver Game of Thrones teaser)

¿Existen similitudes entre el sector audiovisual español y el estadounidense o son divergentes?

Yo creo que son bastante distintos. El tiempo que trabajé en Madrid me costó por las complicaciones. Allí era una pelea continua con proveedores, clientes... La verdad es que con los americanos, si trabajas duro y lo peleas, al final la oportunidad siempre te llega y puedes hacer cosas importantes. En España, sin embargo, cuesta más. De hecho, yo creo que es más difícil en España que en Estados Unidos. Y eso que cuando me fui no tenía ni el idioma prácticamente; chapurreaba un par de cosas en inglés... Pero si vas poco a poco trabajando y eres serio en lo que haces, eso lo valoran mucho. Sin embargo, en España resulta mucho más complicado ir abriéndose hueco en la industria.

El audiovisual gallego es muy apreciado por la animación, pero ¿en general es conocido y valorado en el exterior?

Sí, se valora. En mayo del año pasado estuvimos en el Festival de Houston, que es el festival de cine independiente más antiguo del mundo. Acudimos con un corto y con el documental sobre los vikingos, Lordemani, ya que teníamos nominaciones para ambos. Pues resulta que justamente en ese mismo festival estaba Ignacio Vilar con Sicixia, su última película, y lo trataban como una estrella. Era una eminencia allí. Del otro lado del charco tienen bastante presente a directores como él. Al final, el cine americano está todo cortado por el mismo patrón y aprecian que desde aquí le lleguen otras cosas que contrastan bastante con lo que ellos tienen. Además, en Galicia hay directores muy buenos. En Estados Unidos también vi hace un par de años la película de Lois Patiño, Costa da Morte; él estaba allí y también lo trataron fenomenal, porque fue un film increíble. También tenemos a Oliver Laxe... En fin, que hay mucho talento gallego que se puede exportar a Estados Unidos sin problema.

Para las empresas gallegas, en general, es un mito introducirse y consolidarse como exportadoras en el mercado de Estados Unidos. ¿Crees que en su estrategia comercial y de márketing podían apoyarse en las producciones audiovisuales para ser conocidas de una forma más rápida y directa por sus potenciales clientes?

Podría ser una opción. Los americanos consumen muchísimo. Televisión ya no tanto, porque Netflix y todas estas plataformas se están comiendo la tele aquí en Estados Unidos, pero los americanos consumen redes sociales una barbaridad. Así que el apoyo audiovisual claro que podría ser una manera de que las empresas puedan entrar y darse a conocer en el mercado americano.

Cambiando de registro, ¿a tí personalmente te tienta la dirección de cine?

Bueno, de hecho ya estoy produciendo un par de películas. Tengo una en la parrilla de salida que tiene buena pinta. En ella soy productor con otra productora en la que soy socio en Nueva York, que se llama CABN Collective. Con nosotros tenemos de adjunta al proyecto a Frida Torresblanco como productora ejecutiva. Ella es la directora general de Braven Films, que es la productora de Alfonso Cuarón, el director mexicano. Y claro, teniéndolos a ellos en el proyecto, eso te facilita mucho las cosas a la hora de conseguir presupuesto, actores...

¿Para qué mercado está pensada esa película en la que participas como productor?

Es para el mercado americano. Para Latinoamérica también, porque el protagonista es un actor mexicano, pero va a ser rodada en inglés y se desarrolla todo en Miami.

¿Cuánto presupuesto tendrá?

Está proyectado que vaya a costar cerca de los 2 millones de dólares. Sería para estrenar en 2019. La película se va a llamar “Javier”, de momento, ya que es un título que está en el horno todavía. Le tenemos que dar una vuelta.

Hablabas de dos películas en las que estás participando. ¿Cuál es la otra?

En la otra película además de productor también estoy trabajando como director de fotografía; en Estados Unidos hay muchísimo trabajo en este campo. Esta película se llama “Two brothers and a dream” (Dos hermanos y un sueño); es de la productora LNC Productions. El director de la película es David Levy, amigo mío y gran director. Su productora también lo está haciendo muy bien en Estados Unidos; empezaron con vídeos pequeños y ahora están haciendo cosas gordas, hasta el punto de poder hacer esta película. Yo voy a ser uno de los productores y director de fotografía. Empezaremos a grabar en octubre. Tendrá por ejemplo a la directora de casting de True Detective, y gracias a ella vamos a poder conseguir algún nombre importante para los papeles de la película. El presupuesto estará sobre los 700.000 dólares.

Tu productora, Cinexin Studios, ¿cuánto factura al año y cuántos empleados tiene?

Ahora mismo tenemos regularmente entre 6 y 7 empleados, pero dependiendo de los proyectos realizamos contrataciones. En pocos días, por ejemplo, viene un documental en España y tenemos que contratar a diez personas para hacer animaciones y otros trabajos. En Estados Unidos vamos a sacar también un show en colaboración con la productora CABN Collective; será una comedia o una parodia de un programa de comida, de un food show. Y ahí realizaremos más contrataciones. En verano estamos con lo mínimo, pero en cuanto regrese a Estados Unidos dentro de un mes, habrá mucha gente entrando y saliendo, dependiendo de la época. En cuanto a la facturación, en 2017 estuvo sobre los 250.000 dólares o algo más, y las expectativas para 2018 son duplicar esa cifra.

 

Has participado en alguna grabación para los Grammy Latinos. ¿En qué ha consistido ese trabajo?

En los Grammy Latinos estuvimos grabando unas piezas para Chivas, porque tenía un convenio con varios artistas que estaban nominados, así que fuimos a Las Vegas a hacerle unas piezas cuando se celebró la gala del año pasado.

¿Cuáles son los principales premios que ha recibido Cinexin Studios en estos siete años de recorrido en Estados Unidos?

En el Festival de Houston ganamos tanto con el corto como con Lordemani un premio de platino; con el corto fue a los mejores efectos especiales, y con el documental a la mejor producción. En Milán, también con Lordemani ganamos el premio a la mejor película del festival. Y por Arde Lucus tenemos varios de mejor película y de mejor documental, como en el festival de Madrid, en el de Niza, en Boston... En Los Ángeles habíamos ganado también con Lordemani.

Y a pesar de tanto reconocimiento en el exterior, ¿se resisten los contratos con canales de España y con las televisiones autonómicas de este país?

Se resisten hasta el punto de que, de hecho, Arde Lucus por ejemplo ya está en abierto en Youtube. La publiqué hace unas semanas porque el documental tuvo un recorrido espectacular, pero siendo de Lugo he querido dejarlo en abierto para que pueda disfrutarlo todo el mundo. En su momento, hace tres años, habíamos firmado un contrato de distribución y estuvo en todos los trenes y autobuses de España, funcionando muy bien durante ese tiempo. Y ahora está en Youtube, con casi 10.000 reproducciones en unas semanas. (Ver Arde Lucus en youtube)

¿Pero ningún canal español se ha interesado por tus documentales y demás producciones?

Es lo que comentaba antes. Aquí parece incluso más complicado que en Estados Unidos. Ahora que ya tenemos un poco más de nombre y que nos reconocen por estas marcas y proyectos, a lo mejor se nos abren otras puertas, pero yo en principio prefiero intentarlo en Estados Unidos y después ya veremos a ver qué hacemos aquí.

¿Ni siquiera ha habido interés por parte de la Televisión de Galicia, teniendo en cuenta que tus documentales son sobre celebraciones de raíz gallega?

Realmente no he visto que tuvieran interés, la verdad. Aunque bueno, tampoco me acerqué yo a ellos para ofrecerles el producto. Pero igual sí que lo hago con el documental de los vikingos, Lordemani, porque ese sí que no tengo pensado abrirlo en un link de Youtube. Y lo mismo pasará con el de Rapa das Bestas, porque ya no son solo proyectos míos, en los que yo pueda decidir por mi cuenta lo que se va a hacer, sino que tenemos un grupo profesional de gente que está esperando un salario.

 

A pesar de la distancia y de tu orientación al mercado norteamericano, ¿continúas muy identificado con Galicia?

Yo la morriña la llevo de serie. En Galicia están mis abuelos, mis primos, mis tíos... De hecho, cuando vengo a España paro un día o dos en Madrid y enseguida me voy a Lugo para pasar siempre allí el resto de los días.

¿Sientes que tu estancia en Estados Unidos es definitiva o aún consideras la opción del regreso profesional?

De momento sí que me veo de forma definitiva en Estados Unidos, porque como nos está funcionando bien la productora, yo creo que a corto plazo no volveré a España. Pero es cierto que sí que continúo teniendo el sueño de poder estar en España la mitad del año y de trabajar aquí los otros seis meses. Sería bueno compatibilizarlo, porque al final como se vive en España no se vive en ningún otro lugar del mundo.

Para saber más:

Web de CINEXIN STUDIOS

Info en IMDb

Brais en LinkedIn

Brais en Facebook