Search

Lunes, 14 Septiembre 2020 22:26

LETICIA IGLESIAS GARCÍA - MADRID

Periodista. Editora y presentadora en Informativos Telecinco y ex directora de Comunicación de Coca Cola España

“Los periodistas estamos ´acostumbrados` a que nuestra materia prima sean momentos históricos y únicos. Pero sin duda, el actual es inédito”

Ni su brillante trayectoria profesional en Madrid, ni el distanciamiento físico, ni las exigencias profesionales, familiares y sociales de la carballiñesa Leticia Iglesias, editora y presentadora de Informativos Telecinco, flexionan su firme conexión con Galicia, como recuerda ya en la primera frase de la entrevista que nos ha concedido a galiciaexterior.com: “Galicia está presente en mi día a día; allí está mi familia, y me acuerdo siempre”. Nos confiesa además que “cuando imagino mi futuro retirada, lo hago allí (en Galicia). Algún día me gustaría tener mi propia casa, algo a medio camino entre mar, montaña y ciudad. Si hay un lugar en el que se puede conseguir tenerlo todo, es Galicia”.

Leticia Iglesias regresó a Mediaset hace tres años, en el verano de 2017, para reintegrarse en el equipo de Informativos de Telecinco y en la plantilla de presentadores de la cadena. Presenta el informativo más madrugador de la casa, el matinal que arranca a las 7 de la mañana y en el que comparte presentación con otra reconocida gallega, Alba Lago, su “compañera de mesa”. Entre finales de 2014 y 2017, Leticia dio un giro a su carrera al asumir la dirección de comunicación y relaciones con los medios en Coca Cola España. Previamente, desde enero de 2011 hasta noviembre de 2014, había presentado igualmente la primera edición informativa de Telecinco. Se estableció profesionalmente en Madrid en 2002, como redactora de Economía y corresponsal de Expansión TV en la Bolsa de Madrid, antes de fichar como presentadora de informativos por CNN+. En 2012 contrajo matrimonio en Santiago de Compostela (Pazo de San Lorenzo) con el periodista Juan Tejón.

La presentadora ourensana, siempre cercana y accesible, rememora para los lectores de galiciaexterior.com sus inicios en la profesión en Galicia: “Mi última etapa allí, antes de marcharme a Madrid, fue en el centro territorial de TVE, en Santiago, junto a Xabier Fortes, Octavio Rodríguez y Paola Rodríguez, para cubrir unas elecciones autonómicas... Pero de aquella etapa me acuerdo con una sonrisa también de los comienzos. De los viajes en tren, en autobús o en coche recorriendo las cuatro provincias para hacer prácticas en una emisora local de Carballiño, para escribir una revista de Rallys que me llevó por las carreteras de toda Galicia, o de las coberturas para la Radio Galega en fin de semana”.

Texto: Javier de Francisco ©

En julio hemos vivido un nuevo proceso electoral en Galicia. Precisamente en unas elecciones autonómicas comenzó tu carrera profesional, como redactora de informativos en la delegación territorial de TVE en Galicia. ¿Te han venido recuerdos de aquella época? ¿Qué destacas de esa etapa en Galicia, antes de dar el salto a Madrid?

Galicia está presente en mi día a día; allí está mi familia, y me acuerdo siempre. Y es verdad que recuerdo aquellos primeros pasos profesionales con cariño. Mi última etapa allí, antes de marcharme a Madrid, fue en el centro territorial de TVE, en Santiago, junto a Xabier Fortes, Octavio Rodríguez y Paola Rodríguez, para cubrir unas elecciones autonómicas. Era 2001, en aquella redacción viví también el 11-S, una fecha imposible de olvidar humana y profesionalmente. Recuerdo que en los primeros momentos nuestra labor consistió en informar de la situación de los gallegos que se encontraban en Nueva York y Washington. Pero de aquella etapa me acuerdo con una sonrisa también de los comienzos. De los viajes en tren, en autobús o en coche recorriendo las cuatro provincias para hacer prácticas en una emisora local de Carballiño, para escribir una revista de Rallys que me llevó por las carreteras de toda Galicia, o de las coberturas para la Radio Galega en fin de semana.

En el verano de 2017 tomaste la decisión de regresar a la plantilla de presentadores de Telecinco (Mediaset España), tras casi tres años ejerciendo como directora de comunicación de Coca-Cola España (The Coca-Cola Company Iberia). ¿Qué produce más vértigo, ser editora y presentadora de una cadena nacional de liderazgo o marcar cada día la estrategia de comunicación para España de una de las multinacionales de referencia en el mundo?

Son funciones (y sensaciones) muy distintas aunque en ambas hay mucha responsabilidad. Cuando informas en directo, hay un vértigo mayor, digamos, en tiempo real. Por un lado, porque sabemos que ponemos cara al trabajo de un equipo grande al que no podemos fallar y, por otro, porque hay un espectador en su casa, que se merece todo el rigor y respeto, y que está recibiendo la información que hemos preparado. En el caso de la comunicación corporativa, y de una compañía tan grande como Coca-Cola, la tensión llega por conseguir hacer comprensible el mensaje que define la dirección, que se traslade de forma eficaz. La estrategia, viene marcada desde la dirección general, y nosotros la implementamos. La mayor dificultad estaba tal vez en alinear equipos y conseguir que se entendiera el porqué de esa estrategia dentro y fuera de la compañía.

¿Eres más de plató y de redacción o de gabinete de comunicación? ¿Repetirás en el futuro en el sector de la comunicación corporativa o es una etapa pasada?

Soy periodista. Me gusta la información en tiempo real y, cuando tienes ese gusanillo, no te abandona nunca, aunque no trabajes en medios o no estés en tu horario laboral. Aquel lema que llevábamos en CNN+ “Está pasando, lo estás viendo” sigue acompañándome. Pero también me gusta la comunicación. Por eso, además de mi labor como periodista, sigo vinculada a proyectos de comunicación, colaborando en la elaboración de guiones, en la presentación de eventos, dando clase a periodistas y haciendo formación de portavoces para aquellos directivos o personas que necesitan hablar ante medios y que su mensaje se entienda de forma clara.

El ritmo de los acontecimientos mundiales y nacionales está muy alterado. Covid-19, crisis sanitaria, nueva normalidad, escenario político, economía... A lo largo de tu carrera, ¿cuáles han sido los frentes de actualidad más complicados para dar una buena cobertura en TV?

Los periodistas estamos “acostumbrados” a que nuestra materia prima sean momentos históricos y únicos. Pero sin duda, el actual es inédito. Nunca antes nos habíamos enfrentado a algo similar, a una pandemia global, que no diferencia países, ni edades, ni clases sociales, de la que todo son incertidumbres y que ha cambiado todos nuestros hábitos, nuestro mundo tal y como lo conocíamos. Como individuos, como sociedad y como profesionales, estamos aprendiendo a enfrentar esta situación sobre la marcha. Antes del COVID, el momento más duro fueron los atentados del 11 de marzo. Me pillaron en Atocha. Trabajaba entonces como corresponsal económica en la Bolsa de Madrid, en Expansión TV (un canal que ya no existe), y mi autobús estaba a punto de llegar cuando explotaron las bombas. Me bajé y me quedé todo el día informando desde allí. Creo que fui la primera periodista en llegar. Pero lo que nunca olvidaré fue la primera víctima con la que coincidí, una chica herida, que salió de uno de los trenes, subió las escaleras y se echó a llorar en mis brazos.

Combinar la edición y presentación del primer informativo matinal tiene que ser muy exigente, desde los biorritmos y horarios personales, hasta la elección y gestión de contenidos. ¿Cómo consigues dominar el estrés?

Mi trabajo es bonito, gratificante y retador. Somos un equipo bien avenido que trabaja duro y con ganas. Pero lo más difícil del Informativo Matinal es precisamente su franja. El matinal implica que, mientras todo el mundo duerme, el equipo tiene que madrugar mucho para que al levantaros, os podamos contar qué va a ocurrir ese día, y hacer un balance de lo más destacado de la jornada anterior. Eso supone ser estricto con las horas de sueño. Mantener rutinas es clave.

En esa franja matinal, ¿hay menos margen para crecer que en el horario de “prime time”? ¿Cuáles son ahí las tendencias para tener éxito en la batalla del share?

El equipo está engrasado, trabaja con ganas, con esfuerzo, con responsabilidad y con rigor. Es un informativo importante porque marca el despertar, el arranque del día, y es la antesala de la programación de la mañana, con El Programa de Ana Rosa como líder de audiencia desde hace años. Tenemos mucho respeto por la información y por el espectador, por la audiencia que está al otro lado. Creo que nuestro punto fuerte es que somos rápidos y flexibles, confiamos los unos en los otros, y por eso, cuando se produce una última hora (que son muchas) o algo inesperado, tenemos reflejos y capacidad de reacción para poder contárselo al espectador.

En sus comienzos en CNN

En tus primeros años en televisión optaste por la especialización en la información económica. ¿Sigue siendo una sección y un tipo de información difícil de encajar, e incluso minusvalorada, en las grandes cadenas generalistas y en las redacciones? ¿Qué haría falta para que conecte con las audiencias?

En realidad, lo que muchos no saben es que, cuando terminé la carrera, decidí especializarme en Información Medioambiental. Empecé a hacer cursos de la APIA (Asociación de Periodistas de Información Ambiental) nada más llegar a Madrid. Sin embargo, en aquel momento, apenas había espacio en los medios para ese tipo de información. Así que cuando comencé a trabajar en Expansión TV y me dieron una beca para estudiar en el Instituto de Empresa, decidí apostar por la información económica. Cuando llegué a la Bolsa, con 23 años, apenas había movimiento. Muchos compañeros decían que esa información era aburrida. Pero en este tiempo ha cambiado mucho esa percepción. A raíz de la crisis de las subprime, por ejemplo, todo el mundo empezó a entender el impacto que tenía la economía en sus vidas, en sus bolsillos. Conceptos como prima de riesgo se volvieron habituales. Es verdad que todavía hay cierto respeto. Creo que nos falta humanizarla o personalizarla más para que llegue al grueso de la audiencia. Explicarle a la gente que, en realidad, todo lo macro afecta a su microeconomía. Ahora mismo hay compañeros muy buenos, con análisis, con gráficos interesantes y explicativos, que facilitan este tipo de información.

¿Los equipos de recursos humanos y los directores y editores de las grandes cadenas de televisión, y en general de los medios de comunicación estatales, valoran especialmente el grado de formación y el talento de los periodistas gallegos? Es que hay muchos casos de éxito de comunicadores gallegos en Madrid, comenzando por tu propia experiencia...

Hay muchísimos gallegos con talento; está mi compañera de mesa Alba Lago o, de cadena, Carlota Corredera y Patricia Pardo. En medios hay muchas firmas, Manuel Jabois, Nacho Carretero, Natalia Junquera, … Pero creo que cuando se selecciona a un periodista lo que se valora es su trabajo o su trayectoria independientemente de su lugar de procedencia.

Leticia Iglesias en Tele5 junto a Alba Lago

¿Cómo es un día habitual de trabajo, vida familiar y ocio en la agenda de Leticia Iglesias?

Es un no parar, la verdad. A veces creo que tengo toda la semana pautada. Amanezco muy temprano, me voy a trabajar antes de las 3. Todo empieza con un repaso de noticias, medios e imágenes. A continuación informativo en directo. Y después pausa. Necesito echarme una siesta por la mañana. También aprovecho hasta mediodía si tengo algún compromiso. Las tardes son para mi familia y para hacer deporte antes de recoger a los niños en el colegio. El fin de semana intento desconectar lo máximo posible y recuperar fuerzas.

Tienes tiempo para el runner, con “maestros” como otro ourensano con recorrido en televisión, Marco Rocha...

Voy sacando huecos. Marco es buen amigo y me anima mucho. He corrido varias medias maratones y mi propósito para este año 2020, fíjate, era correr mi primera maratón. Antes del confinamiento estaba entrenando para conseguirlo… pero llegó la pandemia y cambió todos nuestros planes.

"Lupa" es parte de la familia

En tus entrevistas siempre recuerdas tu fuerte conexión con Carballiño, con Ourense y con Galicia. ¿Siguen siendo tu lugar de descanso favorito y los mejores lugares para la “desconexión”? ¿Consigues venir varias veces al año?

Siempre, porque mi familia sigue entre Carballiño, donde nací, y Santiago, donde crecí, estudié y viven mis padres y mi hermano. Acabo de estar en verano, espero poder escaparme este otoño si la situación lo permite, y pasar como siempre la Navidad. Los días se me quedan cortos porque me gusta todo, interior, playa, montaña. Casa, turismo, familia, amigos. Sol y lluvia.

Publicación de su Instagram, donde muestra "el mejor pulpo del mundo", el de su tierra: Carballiño (Ourense)

Con el impacto social y sanitario de la Covid-19, que golpeó con fuerza a comunidades como Madrid, ¿has llegado a plantearte dar un giro y tener una vida familiar más tranquila en Galicia?

Me encantaría poder hacerlo. Cuando imagino mi futuro retirada, lo hago allí. Algún día me gustaría tener mi propia casa, algo a medio camino entre mar, montaña y ciudad. Si hay un lugar en el que se puede conseguir tenerlo todo, es Galicia.

Redes Sociales:

INSTAGRAM 

LINKEDIN

Last modified on Martes, 15 Septiembre 2020 09:01