Search

Fundador de la empresa Punta de Rieles

“Supimos ver y acompañar el crecimiento urbano de Montevideo”

El itinerario de ultramar del empresario ourensano Eliseo Rivero Freire ha sido muy familiar y común al de miles de gallegos. Embarcó desde Vigo hacia Brasil, en donde forjó sus primeros ahorros antes de dar el salto al pequeño país de moda a mediados del siglo pasado, Uruguay. En su capital, Montevideo, fundó una empresa de materiales de construcción que, seis décadas después, mantiene a más de treinta trabajadores en plantilla y que ha diversificado hacia la promoción inmobiliaria y el arrendamiento de naves empresariales. Desde 1988, Eliseo Rivero y su familia no han faltado ni un solo verano a su cita anual y a su retiro de descanso en la comarca de Terras de Celanova repartido entre la propia villa de San Rosendo, Covas do Río (A Merca) y Orga (Celanova). Hoy, con 81 años, recuerda como el mismo día la fecha exacta de los grandes acontecimientos que marcaron su vida.

Texto: Javier de Francisco © 

  • ¿Desde qué zona de la provincia de Ourense emigró con destino a América?

Nací el 15 de septiembre de 1934 en Covas do Río, parroquia de Zarracós, en el municipio ourensano de A Merca. A los diez años nos trasladamos con mis padres y mis cuatro hermanos para Vilanova dos Infantes. Allí conseguimos lugar como caseros y trabajamos las tierras de don Pepe.

Cofundador y socio mayoritario de Alsis Funds, la firma responsable de las inversiones que realiza en Latinoamérica el mayor fondo de pensiones de Estados Unidos

Creó en Miami una gestora que tiene entre sus clientes al mítico fondo CalPERS, impulsado por Roosevelt entre las medidas de su New Deal

David Sánchez-Tembleque es uno de los ejecutivos gallegos mejor posicionados en el sector financiero mundial. Llegó a Estados Unidos como becario y hoy controla el 60% de su propia gestora, Alsis Funds, encargada entre otras responsabilidades de gestionar inversiones del mayor fondo de pensiones de Estados Unidos, el mítico CalPERS, creado en 1932 por el presidente Franklin Roosevelt entre las medidas de su New Deal para hacer frente a los efectos de la Gran Depresión. De la gestión y de la intuición del experto gallego en finanzas depende la búsqueda de rentabilidad en Latinoamérica a cargo del voluminoso fondo de los empleados públicos de California.

Texto: Javier de Francisco © 

Un viaje cultural y una beca de estudios cambiaron la vida de David Sánchez-Tembleque a principios de los 90. Este licenciado en Económicas por la Universidad de Santiago decidió por aquel entonces inscribirse en los actos conmemorativos del “V Centenario”, que le llevaron a participar en un viaje que recreaba la histórica singladura de Cristóbal Colón.

Así fue como el actual broker David Sánchez-Tembleque hizo su particular descubrimiento de América tras surcar las aguas del Atlántico a bordo de una réplica de la “Santa María”, como joven marino y tripulante. Ya en Estados Unidos, una beca de la Fundación Barrié le permitió proseguir con su formación a través de un MBA en la Tulane University de Nueva Orleans.

Propietaria del Hotel Brisas del Este, en Punta del Este

Gestiona un hotel familiar de 45 habitaciones en uno de los grandes enclaves turísticos de Latinoamérica

El Hotel Brisas del Este, situado a cien metros de Playa Mansa, en la gran plaza turística de Punta del Este (Uruguay), cumplirá en 2017 cincuenta años como establecimiento hotelero de cercanía y de trato familiar en pleno centro neurálgico del turismo de Latinoamérica. Su propietaria es la ourensana Marina Rey Domínguez, que emigró a los 14 años de edad desde Chaus da Limia (municipio de Lobeira, en la comarca de A Baixa Limia). Es la continuadora del negocio familiar abierto por sus padres en 1967. Para la gerencia del hotel cuenta con el apoyo de sus dos hijos, que se reparten funciones para mantener el establecimiento entre la competida oferta de Punta del Este.

Texto: Javier de Francisco © 

Cuando Marina Rey Domínguez y su madre cruzaron el Océano Atlántico para sumarse a la emigración, su padre ya llevaba varios años establecido en Buenos Aires, como empleado de hostelería. Y dos de sus tíos también habían emigrado previamente a Brasil y a Cuba.

Todos dejaban atrás sus raíces y sus recuerdos vividos en la comarca de A Baixa Limia, al pie del Parque Natural de O Xurés y muy cerca de las antiguas fronteras con Portugal (Portela do Home, A Madalena y A Meixueira). La familia Rey Domínguez es originaria de Chaus da Limia, localidad del municipio de Lobeira que a comienzos del siglo pasado había tenido esplendor por su proximidad a pueblos de tradición en el comercio transfronterizo, como Porto-Quintela, y posteriormente, a mediados de siglo, por el movimiento de trabajadores que se generó durante la construcción del embalse de As Conchas.

Propietario de Landmerk, estación reparadora de aviones de pasajeros, militares, de carga y corporativos, con sede en Miami y homologada por la FAA (Administración Federal de Aviación)

“Pasó de gestionar en Venezuela una empresa familiar con 120 empleados a abrir un negocio aeronáutico en Miami”

Los orígenes familiares de José Manuel Escalante están en el municipio de O Carballiño, en concreto en el pueblo de A Veiga (parroquia de Ponte Veiga), el lugar de partida de su madre en la emigración rumbo a Venezuela a mediados de los cincuenta. El actual propietario de Landmerk nació en Caracas y, tras completar sus estudios en España y en el Reino Unido, y vivir una primera experiencia profesional en el sector de los seguros, se incorporó como gestor de la empresa familiar dedicada a la remodelación de locales comerciales. Sin embargo, las sucesivas crisis financieras y políticas de Venezuela le forzaron a “empezar de cero en la emigración”, a cambiar de país y a buscar una nueva oportunidad profesional en Estados Unidos.

Texto: Javier de Francisco © 

 

El negocio familiar de José Manuel Escalante en Venezuela tenía en su cartera de clientes a multinacionales como Gillette, Laboratorios Glaxo y Oracle, y a líderes nacionales como el Banco Unión y Mercantil Banco Universal. La empresa, fundada en 1986, se encargaba de acompañar a estas grandes corporaciones en el despliegue de la red comercial. Era la firma de confianza para acondicionar las oficinas de agencias bancarias y las sedes de compañías petroleras y de multinaciones extranjeras radicadas en Venezuela cada vez que se producía una nueva apertura en diferentes zonas del país, y especialmente en el área de Caracas.

Odontólogo, empresario y ex luchador profesional

En sus 32 años de carrera deportiva llevó el nombre de Galicia, cosechó éxitos y llenó recintos en medio mundo

Ha sido luchador profesional, actor y especialista de cine, instructor de las fuerzas de seguridad, odontólogo, productor cárnico, empresario del sector del ocio... Ha vivido en Venezuela y Colombia, y por contratos temporales como deportista de élite en numerosos países de Latinoamérica y Europa. Ha compartido amistad con presidentes de Gobierno, con ministros, con empresarios de primer nivel, con grandes fortunas... La vida del ourensano Antonio Iglesias Gómez siempre ha estado repleta de acción, desde sus primeros tiempos en Penalva, la localidad de la Ribeira Sacra desde la que emigró a finales de los años cincuenta rumbo a Venezuela.

Texto: Javier de Francisco © 

Las terrazas y laderas del Cañón del Sil convirtieron las condiciones físicas de Antonio Iglesias en su herramienta de trabajo más preciada y en su ventaja competitiva frente a deportistas rivales de los cinco continentes. Entre los años sesenta y ochenta, su popularidad fue tan continuada como sus éxitos sobre el ring, especialmente en Latinoamérica y en Europa.

Su palmarés incluye la conquista de los títulos de campeón de España, de Europa, de Centroamérica, del Caribe y del Mundo, así como todo tipo de galardones y distinciones, como el cinturón de Luchador de Oro, el cinturón de Bogotá y la máscara del Halcón de Oro. Su extenuante carrera, con frecuentes cambios de país y continente, y con calendarios de hasta cuatro enfrentamientos por semana, no le impidió desarrollar a la vez una intensa actividad empresarial. El golpe de estado que interrumpió el mandato del presidente Marcos Pérez Jiménez en Venezuela cambió su país de destino en la emigración, que pasó a ser Colombia, su lugar de residencia desde 1962.

Propietarios del Hotel Costa Inn y de Viajes Florencia Tours

Su grupo empresarial está formado por siete hoteles y por un turoperador

Los hermanos Amando, Aurelio y José Carreiro Doval, originarios del municipio ourensano de Boborás (comarca de Carballiño), tienen en propiedad y gestionan en Panamá un grupo turístico formado por siete hoteles -entre ellos el Costa Inn y el Bella Vista, en la capital- y por el turoperador Viajes Florencia Tours. Sus empresas dan empleo a 25 gallegos establecidos en el país. Los clientes del grupo familiar Carreiro Doval proceden mayoritariamente de Brasil, Argentina, México y Estados Unidos.

Texto: Javier de Francisco © 

La constante adaptación define los más de 40 años de trayectoria del grupo familiar Carreiro Doval dentro del sector turístico de Panamá. A la inestabilidad de muchos de los países de procedencia de la clientela principal de sus empresas se ha unido en las últimas décadas el flujo inversor de grandes grupos hoteleros norteamericanos y españoles, con los que compiten gracias al gran conocimiento del mercado y de las claves turísticas de Panamá.

 

Socio y administrador del Restaurante Kasalta

Su local, con 60 empleados y 800 clientes al día, se popularizó en 2011 cuando almorzó allí el presidente Obama

Está situado en Ocean Park, junto a la mejor playa de San Juan, es uno de los grandes referentes gastronómicos de Puerto Rico, recibe una media diaria de 700 clientes por la semana y de mil en fin de semana, y por supuesto sus propietarios son gallegos. Uno de ellos es su administrador, Jesús Herbón Paradela, que emigró desde Baralla (Lugo) en 1985. Hace cuatro años, en junio de 2011, su popularidad tocó techo por servirle en su local un almuerzo (dos croquetas y un sándwich mixto) al presidente estadounidense Barack Obama.

Texto: Javier de Francisco © 

El restaurante Kasalta ya tenía el afecto y el aprecio de la sociedad portorriqueña antes de ganarse la confianza de Barack Obama durante un viaje presidencial a la isla en 2011. Pero ese día su popularidad cruzó fronteras, al igual que la del lucense Jesús Herbón, después de servirle al presidente de Estados Unidos un almuerzo de “dos croquetas con receta gallega y un sandwich de jamón y queso”, recuerda.

 

 

Gerente de Grupo Saleta

La mayor mueblería de Santiago de Veraguas crea su propia empresa financiera

El grupo Saleta, con sede en Santiago de Veraguas (Panamá), pasó directamente de la primera a la tercera generación. Su fundador, Jaime García, emigró en 1968 desde Astureses (O Carballiño). Después de seis años en el país trabajando como comercial de una mueblería abierta por otros emigrantes gallegos, decidió crear su propia empresa, Mueblería y Joyería Saleta, que en 1984 adoptó su actual razón social, Inversiones Saleta. En 2012, le llegó el relevo en la gestión a través de su nieto, Miguel Adán, y de su nieta política, Rocío Iglesias, que cambiaron sus empleos en la sede administrativa de dos importantes constructoras con actividad en Galicia por la oportunidad de ponerse al frente del negocio familiar situado a 8.000 kilómetros de Ourense.

Texto: Javier de Francisco © 

Hablar de mueblerías en Panamá es hablar de empresas y empresarios gallegos. O para mayor precisión, de empresarios de la comarca ourensana de Carballiño. La asamblea de la Asociación Nacional de Mueblerías podría celebrarse perfectamente en agosto en la Festa do Pulpo, en pleno Parque Municipal de O Carballiño. Y no faltaría quórum, porque de los más de cien integrantes de esa asociación sectorial panameña, el 80% son originarios de la comarca carballiñesa.

Presidente de Agencía Río y de Inversiones HMR, sociedad propietaria del World Trade Center de Venezuela y del hotel cinco estrellas Hesperia WTC

Entra en el sector de la prensa con la compra del diario venezolano Notitarde

Con una trayectoria de casi 40 años en Venezuela, el empresario ourensano José Rodríguez Álvarez reparte su actividad entre la gestión de su primer negocio, la agencia de festejos y catering Río; la presidencia ejecutiva de Inversiones HMR -sociedad propietaria del único World Trade Center existente en Venezuela y del hotel cinco estrellas Hesperia WTC-; la promoción inmobiliaria (ha impulsado más de medio millón de metros cuadrados); y, desde enero de 2015, la propiedad del diario carabobeño Notitarde, que hasta su venta estaba considerado como uno de los rotativos críticos con el chavismo y con el presidente Nicolás Maduro. Nacido en Grou (Lobios, Ourense), José Rodríguez Álvarez emigró a los 16 años a Barcelona, en donde abrió un bar, y a los 27 años se estableció en Venezuela tras detectar las oportunidades de negocio del país caribeño durante un viaje de vacaciones.

Texto: Javier de Francisco © 

Ha fundado una de las mayores empresas de festejos y catering de Venezuela y, en sociedad con el también empresario ourensano -afincado en Barcelona- José Antonio Castro Sousa (dueño de la cadena hotelera Hesperia, mayor accionista individual del grupo NH Hoteles y presidente de la compañía constructora José Castro) ha realizado grandes promociones inmobiliarias en el país, entre ellas la del World Trade Center de la ciudad de Valencia (estado de Carabobo), un complejo que incluye el único centro de negocios de toda Venezuela, un hotel cinco estrellas de 340 habitaciones (el Hesperia WTC), un centro de convenciones con 37 salas y capacidad para 5.000 personas, un recinto de exposiciones de 24.000 metros cuadrados, y un edificio de oficinas de 28.000 metros cuadrados.

En total, el complejo suma 162.000 metros cuadrados de superficie construida y su actividad mantiene 950 empleos directos y unos 6.000 indirectos.

 

Arquitecto y cofundador de Construtora Sol y de la promotora Sol Incorporadora, en San Salvador de Bahía

Empresario de recorrido en la construcción, el café y la televisión, desinvierte para centrarse en el negocio inmobiliario

Emigró a Brasil con cuatro años para vivir el agrupamiento familiar, se licenció en Arquitectura y en sociedad con un conocido inversor local fundó y gestionó empresas relacionadas con la construcción, con la promoción inmobiliaria, con la producción de café y con el sector audiovisual. En la actualidad Enrique Márquez Barros concentra su actividad empresarial en la construcción y en el negocio inmobiliario, a través de Construtora Sol y Sol Incorporadora, que han promovido más de 50 edificios y de 2.500 viviendas en el área de San Salvador de Bahía. Ambas sociedades facturan en torno a 9 millones de euros al año.

Texto: Javier de Francisco © 

En 1951, con solo cuatro años, Enrique Márquez Barros emigró a Brasil con su madre y con su hermana, para agruparse con su padre, que había emprendido viaje un año antes. Partieron desde su localidad de origen, Ventoxo, en el municipio de Forcarei (Pontevedra), rumbo a San Salvador de Bahía. De su infancia tiene muy presente el esfuerzo vivido por sus padres para regentar una heladería y para darle formación a sus hijos: “Desde el principio siempre tuvieron muy claro que la búsqueda de conocimiento era la única forma de superar las dificultades y la vida dura de los emigrantes. Por eso nunca descuidé los estudios”, comenta el copropietario de Construtora Sol y de la promotora inmobiliaria Sol Incorporadora.

Impulsor de un grupo empresarial de gestión familiar, con sede en Mendoza, formado por una empresa vitivinícola y de enoturismo, por una constructora y por un hotel de 70 habitaciones

Bodega Otero Ramos, inspirada en Napa Valley (California) y en el sur de Europa

Manuel Otero Ramos emigró de niño a Argentina, con su familia, desde Aríns (Santiago de Compostela) en 1950. A la edad de 16 años comenzó a trabajar en Buenos Aires en Pepsi Company, en la que pasó de comercial auxiliar a jefe de ventas. En un viaje profesional a Mendoza, quedó impresionado por el potencial de la viticultura. Y así surgió Tierras del Ande, una bodega muy reconocida en Argentina y premiada por sus vinos elaborados con cabernet sauvignon y con malbec, el varietal exclusivo de Mendoza. El grupo empresarial de gestión familiar incluye una empresa constructora y un hotel tres estrellas con 70 habitaciones. Entre las tres líneas de negocio facturan 8,5 millones de euros y generan 70 empleos directos.

Texto: Javier de Francisco © 

En el año 1950, Manuel Otero Ramos emigró con sus padres a Buenos Aires desde la parroquia compostelana de Aríns. Tenía cuatro años. Con él viajaron sus tres hermanos nacidos en Galicia. Cuatro más vinieron al mundo en América. A la edad de ocho años perdió a su padre: “Salimos adelante gracias al tesón de mi madre, una gallega de coraje”, recuerda.

Después de tantos cambios y acontecimientos inesperados en su vida, la incorporación de Manuel Otero al mundo laboral fue precoz. Con 16 años, al terminar los estudios de Secundaria, ya trabajaba de lunes a viernes como auxiliar de ventas para Pepsi Company y los fines de semana como empleado en la construcción.

Director General de Camoco Corp

Factura más de 40 millones de dólares con la venta de blends (mezclas de azúcares especiales) para zumos y repostería

Benito “Tito” Morgade conoce en profundidad la industria del azúcar. Durante su primera etapa en la emigración en Estados Unidos trabajó para una empresa subsidiaria de Merril Lynch en la compra-venta de futuros del azúcar. Y en 2000 dio el salto a la industria, al constituir Camoco Corp USA Incorporate, con doble sede en Rancho Cucamonga (California) y en la localidad ourensana de Celanova, desde la que emigró hace más de veinte años. La facturación de la compañía supera los 40 millones de dólares. Camoco Corp realiza todo el proceso de producción de blends en Bélgica, mediante un acuerdo con el grupo Belgosuc NV. Su cartera de clientes en España incluye marcas tan conocidas como Nestlé, Unilever, Leche Pascual, García Carrión, Juver, Vidal Golosinas y Dafsa, éste último interproveedor de Mercadona. En Portugal produce para los líderes locales Sumol y Compal.

Texto: Javier de Francisco © 

El empresario ourensano Benito Morgade López es uno de los mayores distribuidores de blends (mezclas de azúcares especiales) en el mercado de la Península Ibérica y tiene también un fuerte posicionamiento en varios mercados locales de Estados Unidos, entre ellos el de California -en donde está operativa la sede central de la compañía-, y en países como Marruecos, Argelia y Emiratos Árabes.

El negocio principal de la empresa es el diseño, desarrollo y comercialización de blends a partir de concentrados de mandioca, trigo, maíz, agave, remolacha, caña y de nuevas materias primas que se van añadiendo a medida que evoluciona la demanda. La segunda línea de negocio, consistente en la distribución de blends a base de concentrados de fruta, se realiza a través de AM Natural Concentrates, la sociedad filial domiciliada en Celanova (Ourense).

Director general del grupo Rubaiyat

Expande sus restaurantes exclusivos a México, Chile, Estados Unidos y Portugal

La exclusividad define la propuesta gastronómica del grupo Rubaiyat. Sus restaurantes de Brasil, México, España y muy pronto Chile ofrecen carnes de selección procedentes de una explotación ganadera propia, Fazanda Barra Dourada, situada en el estado de Mato Grosso do Sul (Brasil). El impulsor de este proyecto empresarial, que en 2015 elevará su facturación a 45 millones de euros y que anualmente recibe a más de 900.000 clientes, es el empresario gallego Belarmino Fernández Iglesias, que emigró en 1951 desde Rosende, el municipio lucense de Sober, a Sao Paulo. Su hijo Belarmino Fernández Mazorras asume actualmente la gestión del grupo familiar, que está en pleno proceso de expansión con aperturas de nuevos locales en Brasil, México y Chile, y a medio plazo en Portugal y Miami (Estados Unidos).

Texto: Javier de Francisco © 

En los dos últimos años, Rubaiyat ha continuado con su proceso de expansión por Latinoamérica, que ha deparado la apertura de dos nuevos restaurantes en Brasil -país de origen de la cadena-, uno en Brasilia y otro en Río de Janeiro; la llegada al mercado mexicano (con un primer local en México D.F.); y el estreno en Chile previsto para el próximo mes de mayo. Las nuevas opciones de crecimiento del grupo pasan por Miami y Lisboa, entre otras posibles ubicaciones que están en estudio, entre ellas París y Londres.

Presidente de Classic Wines

Lidera la importación de vinos españoles de alta gama a una veintena de estados

Al ourensano Dominic Rodríguez, el negocio de la distribución de vinos en el mayor mercado del mundo le viene de pura cepa. Antes de emigrar, pasó su infancia en Cernego (Vilamartín de Valdeorras), jugando entre viñedos de mencía. Con quince años de recorrido como empresario del sector, hoy es uno de los principales embajadores de los vinos españoles de alta gama en Estados Unidos. Su empresa, Classic Wines, opera en veinte estados, tiene 22 empleados y factura una media anual de 10 millones de dólares. Sus nuevos desafíos profesionales pasan por mejorar la plataforma de distribución en el mercado americano y por poner el foco en el e-commerce de vino.

Texto: Javier de Francisco © 

Los sectores de la distribución y de la logística en las zonas de mayor consumo de Estados Unidos no tienen grandes secretos para el ourensano Dominic Rodríguez. Tras finalizar sus estudios de Tecnología Médica en Long Island University  se licenció en Logística por Penn State University y realizó un MBA en Transporte en Dowling College. Hasta que apostó por su propio proyecto empresarial, trabajó para uno de los líderes mundiales en paquetería, el grupo UPS, en el que llegó a ejercer como director de logística y aduanas en el Puerto de New York.

En 2001 puso fin a esa etapa profesional con la constitución de Classic Wines, con sede central en Stamford (estado de Connecticut) y con distribuidores en veinte estados. La actividad principal es la importación de vinos del segmento alto procedentes de España, Francia, Italia, Alemania, Hungría, Argentina, Chile y Uruguay. La empresa hace distribución directa en los estados de New York, New Jersey y Connecticut, mientras que para operar en otras zonas del país se apoya en una plataforma logística integrada por veinte distribuidores.

Pasó de gestionar el grupo familiar de agricultura y transporte en A Manchica a dirigir su propia empresa de repuestos de aviación en Miami

La vida del ourensano Modesto Grande dio un giro en 1996, durante un viaje para visitar a un amigo en Miami. En pocos meses pasó de gestionar los negocios familiares en A Manchica, en el municipio ourensano de A Merca, a entrar en sociedad y encargarse de la administración de APS Airparts Support, empresa dedicada a la compra-venta de repuestos de avión y distribuidor autorizado de Boeing y Embraer. Actualmente es el accionista único de la empresa, a la que también se ha incorporado su hermano Veni Grande desde Ourense y en la que seis de los catorce empleados son gallegos.

Texto: Javier de Francisco © 

“Vine en 1996 para llevar la administración de APS Airparts Support durante un par de años y pronto cumpliré veinte residiendo en Miami”, comenta Modesto Grande Fernández, presidente de esta distribuidora de piezas de aviación que mueve un inventario de más de dos millones de unidades y que tiene licencia para comercializar repuestos y productos de Boeing, Embraer, David Clark, Lonseal, Goodrich, Eaton, ATR, Pratt & Whitney y 3M México.

En Galicia, Modesto Grande -originario de Augalevada, en el municipio de Cartelle- trabajaba y gestionaba los negocios familiares -una explotación agrícola y un servicio de transporte- iniciados por sus padres en las localidades de As Maravillas y Parderrubias, en el límite entre los municipios ourensanos de A Merca y Cartelle. Pero un viaje a Miami cambió su vida: “Fui a visitar a un amigo y de repente decidí quedarme en Estados Unidos. No conocía absolutamente nada del sector de la aviación y en los primeros años me ocupé de la administración de la empresa, ya que de las compras y de las ventas se encargaba el otro socio”, relata.

Notaria en Montevideo e hija del notario gallego Filiberto Ginzo Gil, quien ejerció como ministro de Industria, Energía y Minería del Uruguay; subsecretario de Relaciones Exteriores; director y presidente de BMW Uruguay; y administrador de los rotativos La Mañana y el Diario

“Escribanía Ginzo Gil es un estudio notarial de tradición familiar con sesenta años de experiencia”

Una de las principales escribanías (notarías) de Montevideo es el estudio Ginzo Gil, abierto en 1955 por el gallego -originario de Paraños, en el municipio pontevedrés de Covelo- Filiberto Ginzo Gil, quien ha destacado tanto en la iniciativa privada como en el sector público, en el que ejerció como ministro de Industria, Energía y Minería del Uruguay y como subsecretario de Relaciones Exteriores. Sin aparcar en ningún momento la gestión de su despacho profesional, fue director y presidente de Camur S.A., la empresa concesionaria de BMW Uruguay, administrador de la editora de los rotativos La Mañana y El Diario; y profesor adjunto de Derecho Tributario en la Universidad de la República. También ejerció como director de la Caja Notarial de Jubilaciones y Pensiones. La familia Ginzo Gil destaca además por su compromiso con la colectividad gallega de Uruguay, especialmente a través de la Casa de Galicia.

Texto: Javier de Francisco © 

 

  • ¿Qué aspectos ensalzaría usted de la extensa biografía de su padre, que ejerció importantes cargos públicos en Uruguay y destacó además como notario y como gestor de grupos empresariales de liderazgo?

Mi padre Filiberto Ginzo Gil, nació en enero de 1930 en Paraños, cerca de Mondariz, en la provincia de Pontevedra. Llegó a Uruguay el 3 de enero de 1938 en el buque General Artigas, de bandera alemana, acompañado de su abuela. Se educó en colegio católico e ingresó a la universidad pública -única existente en el Uruguay de aquella época- obteniendo su título de Escribano Público -así se le llama aquí a los notarios- en mayo de 1955.

Al finalizar sus estudios de escribanía en 1955, mi padre fundó su escribanía en la calle Misiones, en pleno centro de la Ciudad Vieja de Montevideo. Y allí desarrolló su profesión con dinamismo, pasión y de forma ejecutiva. Además, pronto extendió los servicios a diferentes localidades del interior del país. Por otra parte, y sin interrumpir su actividad notarial, fue director y presidente de Camur S.A., la empresa concesionaria y representante de BMW Uruguay; administrador de SEUSA, propietaria de los rotativos La Mañana y El Diario; y profesor adjunto de Derecho Tributario en la facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de la República por más de 25 años.

La empresa de origen gallego Gamatel tiene la concesión oficial de Siemens para Venezuela

A pesar de la situación económica, social y política de Venezuela, la firma Gamatel -fundada por un matrimonio gallego- resiste en el mercado a base de coraje y esfuerzo. Es la concesionaria oficial de Siemens para todo el país en las áreas de telefonía y telecomunicaciones. A punto de cumplir veinte años de actividad, en su cuenta de clientes figuran desde Banesco hasta la Guardia Nacional de Venezuela o el Instituto Venezolano de Seguros Sociales.

Texto: Javier de Francisco © 

Gamatel fue fundada en 1996  por un matrimonio gallego afincado en Caracas. María Isabel Nóvoa Vázquez nació en Piñor (Barbadás), una de las actuales zonas residenciales del entorno de la ciudad de Ourense, y su marido Santiago García Bande emigró desde O Grove (Pontevedra). Él ejerció el cargo de gerente del servicio técnico de Siemens hasta mediados de los noventa.

En esa época, el Gobierno de Venezuela impuso restricciones a las multinacionales de capital extranjero y, cuando la compañía alemana de telecomunicaciones se vio obligada a prescindir de la distribución comercial y a focalizar todo su negocio en las grandes soluciones y en los proyectos tecnológicos, Santiago Bande constituyó la empresa familiar Gamatel para llevar la concesión de Siemens en el país.

La firma de origen gallego está ubicada en Palos Grandes, uno de los puntos neurálgicos de la actividad comercial en Caracas. María Isabel Nóvoa lleva el departamento de compras y la administración de la empresa, mientras que su marido es el gerente y el director técnico y comercial. El negocio se centra en Caracas, Barquisimeto, Valencia y Maracaibo.

GRUPO EMPRESARIAL GLOBAL MASTER MEXICO SA DE CV

Segunda generación del grupo empresarial Global Master, que engloba 34 empresas, en su mayoría hoteles, restaurantes y estaciones de servicio

“Generamos 650 empleos directos y tenemos 1,8 millones de clientes al año”

Juan Carlos Rodríguez pertenece a la segunda generación de gestores de Global Master, un grupo empresarial formado por 34 empresas -en su mayoría radicadas en México D.F.- que operan en el sector de la restauración, del turismo o de la distribución de combustible. Los fundadores emigraron en la década de los cincuenta a México, desde los municipios ourensanos de Avión y Nogueira de Ramuin. En 2015 la compañía crecerá con la apertura de dos nuevos hoteles y tres restaurantes.

Texto: Javier de Francisco © 

 

  • ¿Cuándo emigraron sus padres desde Ourense a México y cómo fueron sus primeros años en el país?

Mi padre nació en 1941 y es originario de Amiudal, que pertenece al municipio de Avión. Emigró a México en 1958. En 1970 conoció a mi madre, que había emigrado unos cuantos años antes -ella es originaria de Luintra (Nogueira de Ramuin)- y poco tiempo después formalizaron su compromiso. Al llegar a México, mi padre se dedicó a la compra-venta de muebles, principalmente en el esquema de “abonos”, es decir, venta de muebles a crédito mediante un sistema de pagos semanales. Al mismo tiempo, durante varios años mi padre se asoció con otros socios gallegos para la creación de nuevos negocios. Conforme pasa el tiempo y se van creando nuevos proyectos, surge la necesidad de crear una oficina corporativa para la gestión y administración de esos negocios. Y es así como se nació Global Master, como un corporativo administrativo cuya finalidad es crear, administrar y gestionar esos negocios de una forma profesional, estableciendo sinergias que aporten mayor rentabilidad a nuestras empresas.  

  • ¿En qué año se constituyó Global Master?

Global Master se constituyó en 2001. Durante los primeros diez años nos enfocamos a crecer el número de empresas, pero sin tener una organización conjunta. No fue hasta 2011, con la incorporación de las nuevas generaciones que tomamos el control de los negocios, cuando decidimos crear una estructura corporativa. A partir de ese momento comenzamos a experimentar nuestro mayor crecimiento en términos de unidades de negocios, así como en ingresos provenientes de los mismos, para posteriormente consolidarnos como un grupo empresarial.

Berto Construction lleva 46 años construyendo obra pública en la costa este

Su histórico de obras incluye las pistas de aterrizaje del aeropuerto internacional de Newark, el acondicionamiento de la carretera que enlaza New York con Canadá, del mítico puente Smith Street (Brooklyn) y de los pasos elevados de la Ruta 202 (Delaware a Maine), la construcción de uno de los puentes más característicos de Philadelphia... Berto Construction Inc. lleva 46 años construyendo puentes y carreteras en los estados de New Jersey, New York y Pennsylvania. La compañía fue fundada por Antonio Vázquez Domínguez y por su esposa María Andrés Lorenzo, originarios de las localidades ourensanas de Refoxos (Cortegada) y Soutomel (A Bola), respectivamente.

Texto: Javier de Francisco © 

Por el posicionamiento de su compañía en el sector de la obra pública, por el nivel de las obras ejecutadas, por la trayectoria empresarial de casi medio siglo y por las homologaciones logradas en uno de los mercados más estrictos, Antonio Vázquez Domínguez tiene bien ganado el apelativo de constructor gallego y español de la costa este.

Se estableció en 1965 en Estados Unidos, en concreto en New Jersey, y durante sus cuatro primeros años en el país trabajó como asalariado de la construcción para varias empresas locales, hasta que en enero de 1969 fundó su propia compañía, Berto Construction Incorporate. En la primera etapa contó con la participación de un socio, pero en 1986 se hizo control íntegro de la sociedad.

La localidad de origen de Antonio Vázquez es Refoxos, en el municipio ourensano de Cortegada (comarca de O Ribeiro) y la de su esposa, María Andrés Lorenzo, es Soutomel, en A Bola (comarca de Terra de Celanova). Desde los primeros años, la empresa se dedicó a la obra pública y se especializó en la reparación, reforma y acondicionamiento de puentes y carreteras. Su ámbito geográfico se centra en los estados de New Jersey, New York y Pennsylvania. En los tres ha ejecutado obras que han sido premiadas por diferentes administraciones norteamericanas, entre ellas el Departamento de Transporte, el New Jersey Transit y las autoridades portuarias de New York y New Jersey.

Bodega Bouza, de origen gallego, fue pionera en introducir la variedad albariño en América

Una empresa fundada por empresarios de origen gallego, Bodega Bouza, destaca entre las de mayor proyección y potencial en el sector vitivinícola en Uruguay. Solo elabora vinos finos a partir de su producción propia de uva, con una comercialización media de 150.000 botellas al año, exporta el 40% a Estados Unidos, Canadá, Brasil, España, Francia, Bélgica y Reino Unido, y ha desarrollado un completo proyecto de restauración y turismo enológico. Factura 3,5 millones dólares y su actividad genera 60 empleos. Fue pionera en introducir la variedad gallega albariño en América.

Texto: Javier de Francisco © 

El empresario Juan Luis Bouza López, hijo de emigrantes gallegos, promueve una de las experiencias de vitivinicultura más reconocidas y distinguidas en Uruguay. Sus padres emigraron al país desde A Capela (Ferrol) y Xubia (Narón) en 1956. El primer negocio familiar fue una panadería y fábrica de pastas frescas que con el tiempo se transformó en una importante industria de alimentos, La Sibarita, y en una panificadora industrial, bajo el nombre comercial de Pagnifique, con actividad en Uruguay y también en Estados Unidos.

Juan Bouza relata que en el año 1998, tras la venta de La Sibarita, “mi esposa Elisa Trabal y yo decidimos dedicarnos a la producción de uva y vino. Para ello compramos un viejo viñedo con el que fuimos aprendiendo el arte de la viticultura. En 2001 adquirimos una antigua bodega en las proximidades de la ciudad de Montevideo y en 2002 la restauramos y equipamos para poder hacer al año siguiente nuestra primera vendimia.

 

 

 

 

 

   

 

    

 

 

Asociación de Empresarios Gallegos en Madrid