Search

Martes, 16 Noviembre 2021 22:55

RÓMULO CONDE MACHADO - ARIZONA

Written by 
Rate this item
(1 Vote)

Gerente de IT en Santander Bank

“El empresario europeo debería tener presente la opción de financiarse en Estados Unidos; aquí hay capital y circulante”

Se define como gallego de Frankfurt, habla seis idiomas y desde hace diez años reside en Estados Unidos, en donde trabaja como gerente de sistemas de información para Santander Bank. Rómulo Conde nació en Alemania, el país que eligieron sus padres para labrarse un futuro profesional para el que había muy pocas alternativas en su tierra de origen, Vilardevós y Vilar de Barrio. Después de cursar la enseñanza Secundaria en Frankfurt, optó por una universidad gallega (Uvigo) para graduarse en Empresariales y en Administración de Empresas (ADE). Su primera etapa profesional tuvo lugar en Madrid, en la consultora BearingPoint, en la que vivió todo el proceso de integración en la estructura de PricewaterhouseCoopers (PwC). Ese movimiento corporativo le abrió muy pronto las puertas del mercado estadounidense. Su dominio de idiomas y su vocación exterior fueron la combinación perfecta para decantarse por los proyectos internacionales. Pero ni haber nacido y vivido fuera de Galicia, ni estar establecido familiar y laboralmente en Estados Unidos desde hace una década, han debilitado su fuerte vinculación gallega de siempre. Rómulo Conde es uno de los gallegos del exterior más activos en la difusión y promoción de la cultura gallega, y su próximos retos son constituir la Asociación de Gallegos de Arizona y contribuir a interconectar los centros gallegos a través de una plataforma digital: “Las segundas generaciones y siguientes van perdiendo el arraigo. Por eso el sentimiento de galleguidad, la unión y la continuidad de la tradición hay que llevarlos a plataformas digitales, para que, independientemente del lugar donde estés, siga existiendo la posibilidad de estar conectados con la tierra de origen a través de los nuevos canales digitales”, asegura.

Texto: Javier de Francisco ©

⁃ Con doble emigración, a Alemania y a Estados Unidos, ¿se siente también doble morriña?

⁃ La morriña no pasa. Parece mentira que nazcas y crezcas fuera, y que el idioma gallego nunca se pierda, y el sentimiento aún menos. Nací en Alemania, así que soy gallego de Frankfurt. Estuve allí hasta terminar el Bachillerato. Después me vine a Galicia a hacer la carrera, y eso me dio la oportunidad de vivir otra fuerte conexión con Galicia. Estuve cinco años en el Campus de Ourense, donde cursé la Diplomatura de Empresariales y luego ADE. Tuve muy buenos profesores y guardo excelentes recuerdos de esa etapa. En Galicia, muchas veces tendemos a pensar que lo de fuera es mejor, y no siempre es así. Mi alma mater es claramente la Universidad de Vigo.

⁃ ¿Cómo ha sido tu trayectoria profesional antes de establecerte en Arizona?

⁃ Al acabar la carrera en el Campus de Ourense me fui a Madrid. Empecé a trabajar en la consultora BearingPoint, adquirida por PricewaterhouseCoopers (PwC) a los once meses de empezar a trabajar allí. En PwC estuve unos años en Madrid, pero mi motivación personal era ir al exterior, y como dominaba idiomas me metí en proyectos internacionales. A raíz de eso acabé en el Santander, primero como consultor, y luego como empleado. Cronológicamente, en 2006 me fui a Madrid, y empiezo en consultoría. En 2008 comienza mi etapa como consultor en el Santander. A finales de 2009 empecé a viajar a Estados Unidos con el Santander, pero bajo el paraguas de PwC. En 2011 me paso a PwC Estados Unidos, y me localizo, porque estaba cansado de andar adelante y atrás, de un país a otro. Y en 2012 me hago empleado del Santander, básicamente en la parte de tecnología, entre la oficina de tecnologías en Estados Unidos y la parte de sistemas de contabilidad.

⁃ Y después de diez años en Estados Unidos, ¿contemplas regresar a Galicia?

⁃ La esperanza siempre está ahí. Siempre digo que no puedes planificar lo que va a pasar a futuro de forma definitiva, porque no sabes qué ocurrirá realmente durante ese tiempo. Es como el Camino de Santiago. Cuando vas recorriéndolo siempre te desvías en algún momento para ver qué hay, pero la idea de llegar a Santiago siempre la tienes presente. Al final todos volveremos, de una u otra manera. Lo tengo claro. Hay gente que regresa a Galicia de vacaciones, otros ya jubilados, y otros igual volveremos antes. No lo tengo claro. No me gusta decir voy a hacer esto porque no sé lo que va a pasar en cinco o diez años. Aunque la idea siempre está ahí. Y como mínimo de vacaciones iré, y después quizás en períodos más largos. Mi mujer es de Arizona y por eso nos hemos movido a esta parte de Estados Unidos. Inicialmente yo estaba en Boston, en donde trabajé tres años, de 2011 a 2014. Después me vine a Arizona y llevo ya más de siete años trabajando completamente en remoto desde este Estado.

⁃ El teletrabajo ya formaba parte de tu rutina laboral mucho antes de la Covid-19. ¿Crees y eres defensor del trabajo en remoto?

⁃ El trabajo en remoto no es que sea el futuro desde la Covid. Es que ya lo era antes. Lo que pasa es que las empresas no se daban cuenta. Tener mucha gente afincada en una oficina no deja de ser un riesgo; si uno se pone malo o pasa algo en ese centro de trabajo, existe riesgo de contagio para la plantilla. Y eso se disminuye con estructuras descentralizadas. Lo que hace falta son procesos muy claros, con gente proactiva y que se mueva. Pero es necesario disponer de un perfil de recursos humanos muy determinado, y no todo el mundo vale para esto. Hay que ser muy disciplinado, lógicamente, y tener actitud.

⁃ La banca española que se ha posicionado en Estados Unidos tiene focalizada su estructura en la costa este del país. ¿Ocurre lo mismo con Santander? ¿Qué unidad de negocio tiene en Arizona o en estados limítrofes?

⁃ Sorprende la parte que tiene en Arizona, y esto es público. Santander concentra en la costa este el negocio de Banca Minorista, y también la división de Banca Mayorista, de Inversión y Banca Privada. Están centrados en Boston y alrededores, Pensilvania, Nueva York e incluso en Miami. Por otra parte, tenemos una entidad subsidiaria que compró el Santander en 2004, ahora integrada dentro dentro de Santander Consumer, la división de financación al consumo, que también tenemos en España y en Alemania. En el caso de Estados Unidos se centra en la financiación de vehículos. Esa parte está más concentrada en el sur, porque originalmente la empresa comprada estaba radicada en Dallas (Texas). Ha seguido creciendo y ahora tenemos oficinas de administración y contact centers en diferentes Estados del Sur de EE.UU. En Arizona, concretamente, tenemos un Contact Center con casi mil personas trabajando. La gente no lo sabe. Cuando entró la Covid, el 95% de los empleados del Contact Center pasaron a trabajar desde casa. Solo quedó un pequeño grupo que continuó en la oficina de forma presencial por temas de gestión o de seguridad. Esa oficina constituyó un buen ejemplo de que se pueden conseguir logros y objetivos si detrás tienes un equipo humano que lo soporta.

⁃ ¿En qué consiste tu trabajo y responsabilidades como gerente de sistemas de información en Santander Bank?

⁃ En efecto, trabajo en el área de sistemas de información. Empecé montando o implantando los sistemas de contabilidad; es decir, los sistemas de reporte, contable y financiero. Y luego también toqué algo de procesos, en concreto de la parte que alimenta los sistemas de contabilidad, y toqué también algunas cuestiones tecnológicas. Pero en el fondo yo no estoy vinculado a la tecnología; lo que me gusta es el enfoque desde el punto de vista del usuario y de los datos. Para mí lo importante es partir de usuarios y datos para determinar cuál es el sistema más óptimo para satisfacer la demanda. Realmente cada vez más y más, y me he dado cuenta al trabajar en remoto, se presentan unos retos. No puedes estar al lado de la persona. Así que trabajar en remoto te hace cambiar y esa adaptación es fundamental, en lo laboral y en la vida. Yo he tenido que adaptarme y fue un proceso muy interesante y curioso, porque al final me he dado cuenta de que más que con sistemas trabajo con personas. Detrás de cada sistema hay una persona. Por mucho que digamos sistemas, automatización, robótica... Sí, sí, tu automatizas un proceso que lleva a una persona, pero un proceso que añadía coste y poco valor. Pero detrás de eso también hay personas. Siempre habrá alguien que va a tener que tocar un botón, y saber qué botón tocar. Esa es la típica parábola de la persona que arregla un avión y pasa una factura de 10.000 dólares. Cuando le piden que la desglose, anota 2 dólares por dar un martillazo y los 9.998 restantes por saber dónde darlo. Esto es justo el tema. Pagas a una persona por conocimiento y no solo por ejecutar algo. Ese transfer, ese cambio, es lo que hay que gestionar en la sociedad. Y no solo en los trabajadores del futuro. Es el camino a seguir en general. La función de recursos humanos va a ser cada vez más importante. Y hablamos de sistemas, y los sistemas son una herramienta, pero lo que está por detrás son humanos. La empresa que va a triunfar es la que sepa promocionar y reconocer el talento interno, desarrollarlo y poner a las personas en los sitios adecuados para que todo funcione como un organismo único. Es como las hormigas, que se ponen al servicio del grupo. Tienes que ver el trabajo desde un enfoque polifacético. Por eso cuando contratas es importante conocer a la persona, y saber lo que haya hecho en el pasado. Pero no solo eso, sino que lo que más interesa es conocer las pasiones y el interés que tiene, y lo que le motiva. Si contratas a una persona motivada todo irá rodado.

⁃ ¿Son muy diferentes el sector bancario español y el estadounidense?

⁃ Yo estoy en la parte de sistemas, pero puedo decir que la forma en la que funcionan aquí los bancos es diferente a España, en donde unas pocas entidades copan el mercado. En España siempre está la parte comercial, algo de investment banking, la financiación al consumo y la Banca Minorista, ya sea vía sucursal tradicional o canales digitales. Aquí en el fondo es similar. Lo que pasa es que en Estados Unidos está más desarrollada la banca comercial y la banca de inversiones, de manera que obtener financiación es mucho más fácil. Sería bueno hacer algo en Europa para dinamizar entornos de startups; eso es algo que se echa de menos a veces. Por eso hay muchas startups europeas que vienen a financiarse aquí. Como alguna alemana e incluso catalana que ahora está cotizando en el Nasdaq. Son compañías europeas, pero el dinero para financiarse sale de aquí, de Estados Unidos. Eso da que pensar. No lo veo como un problema, pero es un hecho que está ahí. Los empresarios europeos tienen que tener presente la opción de que en Estados Unidos hay capital, hay circulante y se puede invertir en empresas europeas. Esto también fortalecería los vínculos transatlánticos, tanto a nivel social como económico y político. Somos dos caras de la misma moneda: estamos más cerca de lo que pensamos. Además, hoy en día, la distancia no es excusa para no tener conocimiento sobre algo. Si colaboramos entre todos, podemos llegar a más, independientemente de la distancia. Y luego, otra diferencia que veo en el sector bancario es que la inversión al consumo, aquí, es mucho mayor que en Europa. En Estados Unidos está más enfocada al consumo interno y eso cambia la foto de cómo operan algunas empresas.

⁃ Y a la hora de emprender negocios y proyectos profesionales, ¿hay más atrevimiento y dinamismo en Estados Unidos?

⁃ En Europa la sociedad tiene que cambiar el chip. No puedes esperar sólo que la Administración Pública te dé las cosas hechas. Debes moverte individual y colectivamente. De la sociedad americana, que obviamente tiene otras cosas que no son tan buenas, como el exacerbado consumismo, admiro mucho el valor que se le da a la iniciativa propia y a la privada. Y, sobre todo, el no miedo al fracaso. Aquí el único fracaso es no intentar las cosas por miedo. Si piensas de esa manera no vas a estar esperando a ver qué me da la Xunta, el Gobierno de Madrid o la UE. Muévete. ¡Nos unimos y adelante! Las entidades públicas están para administrar todo lo necesario, y no para resolver los problemas individuales de las personas.

⁃ Por tu conocimiento del negocio bancario de Estados Unidos y del sector empresarial, ¿crees que hay potencial en ese mercado para las empresas gallegas, y más si cabe tras el cambio de Administración? ¿Echas en falta la presencia de determinadas compañías gallegas que son líderes en sus sectores?

⁃ Aquí el talento siempre se busca. Si eres bueno y sabes lo que haces, aquí siempre va a haber oportunidades. Pero tienes que tener en cuenta que es un mercado diferente en cuanto al consumidor. Así que el primer paso es analizarlo bien. Este es un país de largas distancias. Hay productos destinados a entornos urbanos que igual en Europa funcionan muy bien, pero es posible que aquí no vayan tan bien, porque las distancias son brutales. Igual que en Europa, aquí está en pleno auge todo lo relacionado con la movilidad eléctrica, en la cual tenemos un referente en Galicia, con el ejemplo de Velca, con Emilio Froján al frente. Por otra parte, también quisiera agradecer iniciativas, como el “Instituto Galego do Talento (IGATA), con Ángel Fraga al frente, a la que me he sumado a principios de 2021, y que trata de poner en valor el talento gallego, tanto en Galicia y España, como a nivel mundial. Se trata de un proyecto que partiendo de Galicia conecta a la diáspora. Igualmente, quisiera agradecer el apoyo recibido durante todos estos años por parte de amigos, como Dani Diéguez, Pablo Álvarez, Miguel Martínez y muchos más, e igualmente el cariño constante de mis padres y familia en Galicia y fuera de Galicia, sin los cuales no sería quien soy. ⁃ Y por cerrar el círculo, yo creo que la Xunta como entidad pública, igual que siempre ha estado detrás y apoyando mucho a los centros gallegos del exterior, y esa conexión se agradece, tiene ahora ante sí el reto de dar el siguiente paso, que consiste en abordar la interconexión digital de la diáspora. Es el momento de analizar cuál será el modelo futuro, en el que ya no habrá esas casas tradicionales de Galicia. Las segundas y siguientes generaciones están más desperdigadas y van perdiendo el arraigo. Yo soy una excepción porque al haber estudiado en Galicia, y dada mi involucración en las actividades culturales en el Centro Gallego de Frankfurt, donde toqué la gaita durante cinco años, siempre he mantenido el vínculo con Galicia. Y como no tengas ese vínculo, la conexión se debilita. Por eso, ese sentimiento, esa unión y esa continuidad de la tradición hay que llevarlos a plataformas digitales, para que, independientemente del lugar donde residas, y aunque te encuentres en Arizona, en donde somos solo unos 25 o 30 gallegos, siga existiendo la posibilidad de estar conectados con la tierra de origen a través de los nuevos canales digitales. Y lo digo de cara a mis hijos, a los que les hablo en gallego y castellano. Yo no entiendo esa eterna discusión de uno u otro idioma. Me crié con cuatro idiomas y nunca he tenido problemas, sino, por contra, me ha abierto puertas y oportunidades.

Rómulo Conde en una actividad cultural en Arizona

⁃ ¿Ya tenéis constituida la Asociación de Gallegos en Arizona?

⁃ Formalmente, no tenemos asociación como tal. Es por una cuestión de falta de tiempo, pero nos estamos planteando constituir algo más formal; estamos en conversaciones. De hecho ya disponemos de página en Facebook. Estamos en proceso de ver algún modelo asociativo que se pueda extrapolar al futuro. Covid ha parado un poco el proyecto, pero podría ser una opción. Aquí contamos con una asociación formal, que es la Asociación Cultural Española de Arizona (ACEAZ), que está presidida por Petra Rodríguez Conde-Nemeth. Desde aquí quiero darle a ella todo nuestro agradecimiento. Petra es una gran promotora de la cultura española en Estados Unidos y los vínculos históricos entre España y EE.UU., destacando la faceta multicultural y multi-lingüística de España. En 2015 estuvo involucrada en la organización de un festival de España en Scottsdale, Arizona, que tuvo mucha repercusión. Le encanta el flamenco y también la cultura de la gaita que reina en el Norte de España, con Asturias y Galicia al frente. Petra es originaria de Zamora y, aparte de entrañable, es una persona muy culta, e incluso ha sido galardonada con la Encomienda de la Orden de Isabel la Católica. Petra siempre ha sido consciente de las necesidades de los niños, las mujeres y los migrantes, y a lo largo de su vida ha diseñado y liderado programas educativos para estos grupos, dedicando especial esfuerzo en crear programas de ayuda a emigrantes y mujeres maltratadas en España, Alemania y Estados Unidos. ⁃ Aunque estemos en Arizona, contamos con gente que ha hecho y hace cosas muy interesantes y de gran mérito. Petra Rodríguez también es presidenta y cofundadora de la Federación de Asociaciones Españolas en Estados Unidos (FAEUSA). Su labor constata que es un error pensar que Arizona es un desierto; aquí hay mucho potencial. Somos pocos, pero con muchas ganas, que es lo que hace falta en la vida.

 

Promocionando la cultura gallega en Arizona en 2019

⁃ ¿Qué profesiones desempeñan habitualmente los gallegos establecidos en Arizona?

⁃ Hay perfiles muy variados. No es como en Nueva York, en donde las profesiones del colectivo son más uniformes. Aquí cada uno vino por su cuenta y tiene una historia diferente. En general, la gente mayor se ha dedicado a la construcción y hostelería (restaurantes). Hay un matrimonio de Celanova que son historia viva. Rozan los 90 años de edad y acumulan numerosas vivencias en Arizona y el Oeste de EE.UU.. Los que formamos parte de generaciones que estamos entre los 30 y 50 años de edad nos dedicamos a temas profesionales, como contabilidad y banca, y solemos formar parte del mundo corporativo.

⁃ ¿Viajas con frecuencia a Galicia?

⁃ Antes solía ir con cierta frecuencia. Hemos tenido dos niños, y con familia, las distancias geográficas se convierten en obstáculos a los viajes. A nivel de infraestructuras, ojalá pudiera haber mejores conexiones con Europa desde Arizona. Pero es lejos y por eso al final hemos ido aplazando viajes. Además, Covid no ayudó. Pasa el tiempo y llevo unos años sin ir, pero la idea es visitar Galicia en cuanto se pueda. De hecho, antes, solía ir dos veces al año.

Molino en su aldea paterna de Porto en Vilar de Barrio

⁃ ¿Tu ciudad de residencia es Phoenix?

⁃ Estamos muy cerca, en Scottsdale, que en realidad está unido a Phoenix, por el crecimiento de los centros urbanos. Es como lo que ocurre con Ourense y A Valenzá, que han crecido y ya no hay separación física entre ambos núcleos urbanos.

Read 89 times

 

 

 

Asociación de Empresarios Gallegos en Madrid